Skip to content Skip to footer

Nació en Arenys de Mar el 31 de diciembre de 1835. Hijo de un matrimonio de la pujante burguesía catalana, Félix Fita i Roura y Antonia Colomé i Esparragó, a los diez años marchó a Barcelona, donde inició estudios de Gramática. Dos años más tarde, en 1850, ingresó en la Compañía de Jesús en la casa de Aire-sur-Adour (Landas). Después de estudiar en otros centros de la Orden (Nivelle, Bélgica, donde se formó en Retórica), se trasladó a Loyola en 1853 como profesor de Humanidades y Griego. Entre 1854 y 1856 estuvo exiliado en Laval (Francia); regresó al año siguiente y en 1857 fue destinado al colegio de Carrión de los Condes (Palencia) como profesor de Latín y Francés. Entre 1860 y 1866 residió en León donde cursó Teología y empezó sus investigaciones históricas, arqueológicas y epigráficas. Fue nombrado vicepresidente de la Comisión de Monumentos de León; como tal conoció al ingeniero Eduardo Saavedra, con quien mantuvo una duradera amistad fundada en sus comunes aficiones y publicaciones. Sus primeros trabajos sobre inscripciones leonesas se publicaron en El Eco de León y él mismo recorrió la zona buscando vestigios de la presencia romana y realizando excavaciones arqueológicas en La Milla del Río, únicas en las que él intervino, que publicó en Epigrafía romana de la ciudad de León, con un prólogo y una noticia sobre las antigüedades de La Milla del Río de D. Eduardo Saavedra, León, 1866. Entre 1866 y 1867 Fita fue trasladado a Cataluña por la Compañía, pero tuvo que exiliarse de nuevo en Francia en 1868, de la que no regresaría hasta 1870, y, tras residir en diversos lugares, fijó su residencia en Bañolas (Gerona). En esta etapa realizó estudios sobre la historia de Cataluña y las inscripciones epigráficas de Gerona, en especial las hebreas. También por estas fechas mantuvo correspondencia con Juan de Dios de la Rada Delgado, que estudiaba las esculturas halladas en el Cerro de los Santos (Albacete) y le consultó sobre la lengua y la grafía que presentaban algunas de ellas –en buena parte falsas- por si se trataba de inscripciones hebreas.

Dejar comentario

Edita tu libro en Publicaciones Arenas

Desarrollada por Globalinweb ©Publicaciones Arenas. Todos los derechos reservados.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?